¿Cuales son las probabilidades que te contagies de Covid-19 en un avión? | Soma Newsletter 2022
Publicado por: SOMA Team - - August 1, 2022

¿Cuáles son las posibilidades de contraer Covid-19 en un vuelo de avión? Un estudio dirigido por académicos del MIT ofrece un cálculo al respecto para el periodo comprendido entre junio de 2020 y febrero de 2021. Aunque las condiciones que se daban en esa fase de la pandemia de Covid-19 difieren de las actuales, el estudio ofrece un método que podría adaptarse a medida que evolucione la pandemia.

El estudio estima que desde mediados de 2020 hasta principios de 2021, la probabilidad de contraer Covid-19 en un avión superaba 1 entre 1.000 en un vuelo totalmente lleno de dos horas de duración en el momento álgido de la pandemia temprana, aproximadamente en diciembre de 2020 y enero de 2021. Bajó a aproximadamente 1 entre 6.000 en un vuelo medio lleno de dos horas cuando la pandemia estaba en su punto más bajo, en el verano de 2020. El riesgo general de transmisión desde junio de 2020 hasta febrero de 2021 fue de aproximadamente 1 entre 2.000, con una media de 1 entre 1.400 y una mediana de 1 entre 2.250.

Para ser claros, las condiciones actuales difieren del escenario del estudio. Las máscaras ya no son obligatorias para los pasajeros nacionales de EE.UU.; en el periodo de tiempo del estudio, las aerolíneas solían dejar abiertos los asientos del medio, cosa que ya no hacen; y las nuevas variantes del Covid-19 son más contagiosas que el virus durante el periodo del estudio. Aunque estos factores pueden aumentar el riesgo actual, la mayoría de las personas han recibido vacunas contra el Covid-19 desde febrero de 2021, lo que podría servir para reducir el riesgo actual, aunque el impacto preciso de esas vacunas contra las nuevas variantes es incierto.

Aun así, el estudio proporciona una estimación general sobre la seguridad de los viajes aéreos con respecto a la transmisión del Covid-19, y una metodología que puede aplicarse a futuros estudios. Algunos transportistas estadounidenses afirmaron en su momento que la transmisión a bordo era “prácticamente inexistente” y “casi inexistente”, pero como muestra la investigación, existía un riesgo perceptible. Por otra parte, los pasajeros tampoco se enfrentaban exactamente a las probabilidades de contraer el virus durante el vuelo.

“El objetivo es exponer los hechos”, dice Arnold Barnett, profesor de gestión en el MIT y experto en riesgos de aviación, que es coautor de un documento reciente que detalla los resultados del estudio. “Algunas personas podrían decir: ‘Oh, eso no parece mucho’. Pero si al menos le decimos a la gente cuál es el riesgo, puede juzgarlo”.

Como observa también Barnett, un vuelo de ida y vuelta con cambio de avión y dos segmentos de dos horas en cada dirección cuenta como cuatro vuelos en esta contabilidad, por lo que una probabilidad de 1 entre 1.000, por vuelo, llevaría a una probabilidad aproximada de 1 entre 250 para ese viaje en su conjunto.

En total, teniendo en cuenta los 204 millones de pasajeros de aerolíneas nacionales de EE.UU. entre junio de 2020 y febrero de 2021, los investigadores estiman que se transmitieron unos 100.000 casos de Covid-19 en los vuelos durante ese tiempo.

El artículo, “Covid-19 infection risk on U.S. domestic airlines”, aparece en forma de avance en línea este mes en la revista Health Care Management Science. Los autores son Barnett, catedrático de Ciencias de la Gestión George Eastman en la Escuela de Gestión Sloan del MIT, y Keith Fleming, estudiante del programa de máster en análisis empresarial del MIT Sloan.

Barnett es un veterano experto en seguridad aérea que ha analizado, entre otros temas, la reducción a largo plazo de los accidentes de aviación en las últimas décadas. El estudio actual sobre la transmisión del virus Covid-19 se vio impulsado por un cambio de política de las aerolíneas al principio de la pandemia: Delta Air Lines empezó a dejar abiertos los asientos del medio en los vuelos nacionales, con el fin de desdensificar sus aviones, una práctica que algunas otras aerolíneas siguieron durante un tiempo. (Delta y todas las demás aerolíneas ya no utilizan esta política).

Para llevar a cabo el estudio, Barnett y Fleming amalgamaron las estadísticas de salud pública sobre la prevalencia del Covid-19, los datos de los estudios revisados por expertos sobre los mecanismos de contagio del Covid-19, los datos sobre la propagación de los virus en las aerolíneas en general y la propagación del Covid-19 en las aerolíneas internacionales, y algunos datos disponibles de la industria sobre las tasas de ocupación de los asientos en los vuelos nacionales de Estados Unidos. A continuación, calcularon los riesgos de transmisión en las líneas aéreas nacionales de Estados Unidos mediante una amplia modelización.

Los investigadores utilizaron un vuelo de dos horas para sus estimaciones porque esa es la duración media de un vuelo nacional en EE.UU. Como configuración de los aviones, los estudiosos utilizaron un Boeing 737 y un Airbus A320, aviones de trabajo en EE.UU. con un solo pasillo, tres asientos a cada lado y capacidades típicas de unos 175 pasajeros. La mayoría de estos aviones cuentan con sistemas de purificación de aire HEPA de alto rendimiento, que ayudan a reducir el riesgo de transmisión de enfermedades en el aire.

Tomando como punto de partida la prevalencia del Covid-19 en Estados Unidos, e integrando los datos de transmisión aérea, Barnett y Fleming modelaron lo que probablemente ocurriría en vuelos con una amplia variedad de pasajeros. La modelización incluye una serie de ajustes para que el perfil de los pasajeros sea lo más realista posible. Por ejemplo, los pasajeros de las aerolíneas son un poco más acomodados que la población estadounidense en su conjunto, y el Covid-19 ha afectado a las poblaciones más acomodadas ligeramente menos que a otros grupos sociales, por lo que estos aspectos se cuantifican en el estudio, entre otros factores.

En última instancia, Barnett y Fleming descubrieron una notable disminución del riesgo de transmisión cuando los aviones tienen menos personas, ya sea por falta de demanda o porque las aerolíneas dejan libres los asientos del medio. Si bien es cierto que dejar los asientos del medio abiertos no elimina toda la proximidad con todos los demás pasajeros, sí reduce el grado de proximidad con los demás y, por lo tanto, parece disminuir el riesgo general de transmisión.

“La literatura [médica] sugiere que la proximidad es importante”, dice Barnett.

Como señala Barnett, las circunstancias de la pandemia y las políticas de las aerolíneas siguen evolucionando, lo que significa que sus estimaciones para el periodo 2020-2021 en el estudio pueden no traducirse con precisión al verano de 2022. Incluso a pesar de la disponibilidad de vacunas, cree que la menor cantidad de enmascaramiento, los vuelos más concurridos y la fácil transmisibilidad de las variantes actuales significan que los riesgos podrían haber aumentado.

Fuente: https://news.mit.edu/2022/covid-19-odds-plane-0728

Informe sobre el mercado mundial de la ciberseguridad en la aviación y la defensa para 2022
Los principales actores del mercado de ciberseguridad de aviación y defensa son ...
Informe sobre el mercado mundial de la ciberseguridad en la aviación y la defensa para 2022
Los principales actores del mercado de ciberseguridad de aviación y defensa son ...
El sector de la aviación se recupera en el segundo trimestre con la apertura de nuevas rutas
Según la Administración de Aviación Civil de Vietnam, el número total de ...